INTRODUCCIÓN

Este curioso nombre que le he puesto al blog, Reikiestesiónica es un juego de palabras que unifica el Reiki, la radiestesia y la radiónica, tres técnicas que practico con asiduidad a nivel aficionado. Todo empezó con el Reiki por casualidad leyendo un libro en casa de mi suegra hace unos pocos años. Una cosa lleva a la otra y así he ido aprendiendo todo esto, eso sí, también os apunto que hay mucho trabajo y estudio por el camino y uno no puede parar de leer libros, adquirir conocimientos y sobre todo practicar constantemente.

Aparte de estas tres erres mi ansia de conocimiento me ha introducido en otro sinfín de terapias y talleres, todos relacionados con las energías. En todos ellos siempre me quedo con lo que considero más interesante o útil y el resto lo arrincono. Hay algunas personas que me han enseñado mucho y desde aquí les doy las gracias por abrirme los ojos.

sábado, 5 de noviembre de 2016

Laberinto de Amiens




El laberinto que hubo antiguamente en la nave de la catedral de Amiens fue mayor que el de Chartres, con 12,8 metros de diámetro. Fue construido en 1288 y destruido en 1825. El laberinto de Amiens era muy parecido al que podemos encontrar hoy en la entrada de la iglesia parroquial de San Quintín, Francia.

San Quintín, Francia.

Hoy está nuevamente reconstruido, sin embargo, en la actualidad mide sólo 10,3 metros de diámetro. Tiene forma octogonal y en el centro, dentro de otro octógono más pequeño, encontramos una cruz. Alrededor de la cruz hay cuatro figuras, representando al obispo Evrard y a los tres arquitectos que participaron en la construcción de la catedral; Robert de Luzarches, Thomas de Cormont y su hijo Regnault. Junto a estos, hay también cuatro ángeles.

Rodeando todo este conjunto hay una larga inscripción relativa a la fundación de la catedral.

Catedral de Amiens


Este laberinto representaba para los peregrinos medievales el final de su recorrido. Antes de dar por finalizado el viaje religioso tenían que ir de rodillas todo el laberinto hasta llegar al centro.

Tras este esbozo histórico vamos a hablar un poco del poder radiónico de este laberinto. En radiestesia es un potente emisor de ondas de forma (O.d.F.), cuyo uso no es tan fácil como aparenta. Para que funcione hay que imprimirla en papel en el mayor tamaño posible, 50 cm. sería un buen tamaño, 32 cm es el mínimo aconsejable. Las emisiones se hacen en el centro. Os doy una lista de posibles usos, es cuestión de experimentar y hacer pruebas.

  • Energización del agua: situarlo debajo de un vaso lleno de agua por lo menos durante toda la noche. Beberlo en ayunas. Esta agua se puede usar para tratar acné, arrugas, rejuvenecer células muertas de la piel...
  • Protección y limpieza de lugares o ambientes con energías negativas.
  • Fortalecimiento y sanación de plantas marchitas: situarlo debajo de los tiestos o en zonas próximas a las raíces.
  • Restablecimiento de la salud en animales: situándolo en los lugares donde habitualmente duermen.
  • Neutralización campos magnéticos: pantallas de T.V. equipos HIFI, ordenadores, wifi, etc.
  • Conservación frutas, verduras...,: situándolo debajo del frutero o en el interior de la nevera.
  • Sanación de órganos enfermos: situándolo debajo del colchón de la cama a la altura de la zona afectada o debajo de la almohada. Insomnio, jaquecas, mejorar la meditación...
  • Protección contra las visitas no deseadas (espíritus negativos).

En el siguiente vídeo de la terapeuta Suely Freitas podéis ver cómo se usa este gráfico para calmar la mente de un testigo (foto). Los efectos se transmiten al agua y ésta después de 12 horas debe de ser bebida por el paciente para su sanación. El gráfico hay que orientarlo siempre al norte con una brújula. El laberinto es demasiado pequeño y los efectos no serán muy notorios.





Antes de poner el testigo en el laberinto hay que tener en cuenta las siguientes recomendaciones: 

  • Cuando se trata de una foto o el nombre de la persona así como el remedio, han de revitalizarse o amplificar utilizando para ello el decágono (futuro post).
  • Lo ideal aunque no obligatorio, es poner el nombre de la persona en una tarjeta de cartulina (recomendado de 5 x 8 cm. que es la proporción áurea), además debe de ser escrita con tinta china o lápiz de grafito, nada de bolígrafos). El tiempo nos lo dirá el péndulo, suele rondar unas horas. También aprovecharemos para amplificar la tarjeta con el remedio.


En el centro del laberinto de la catedral podemos medir 18000 unidades Bovis, la misma tasa vibratoria que en la Cámara del Rey de la Gran Pirámide de Giza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario