INTRODUCCIÓN

Este curioso nombre que le he puesto al blog, Reikiestesiónica es un juego de palabras que unifica el Reiki, la radiestesia y la radiónica, tres técnicas que practico con asiduidad a nivel aficionado. Todo empezó con el Reiki por casualidad leyendo un libro en casa de mi suegra hace unos pocos años. Una cosa lleva a la otra y así he ido aprendiendo todo esto, eso sí, también os apunto que hay mucho trabajo y estudio por el camino y uno no puede parar de leer libros, adquirir conocimientos y sobre todo practicar constantemente.

Aparte de estas tres erres mi ansia de conocimiento me ha introducido en otro sinfín de terapias y talleres, todos relacionados con las energías. En todos ellos siempre me quedo con lo que considero más interesante o útil y el resto lo arrincono. Hay algunas personas que me han enseñado mucho y desde aquí les doy las gracias por abrirme los ojos.

domingo, 30 de abril de 2017

Biómetro de Bovis



El radiestesista A.Bovis en colaboración con el ingeniero militar Simoneton, desarrolló una regla que permite medir la vibración que produce un objeto mediante el péndulo. Se trata de  una escala del 0 al 10.000, en una unidad de medida inventada por él y al que llamó por su nombre: unidades Bovis (UB). En un principio esta medida se asoció al Amstrong (Å = diezmillonésima parte del milímetro) pero después se comprobó que no eran coincidentes.           
                                                                                                                                                                  Esta escala es imprescindible para cualquier radiestesista que se precie, podemos medir con ella casi cualquier cosa: pelos, sangre, fotos, mapas, planos, personas, firmas, productos, lugares, alimentos, terrenos, locales...  

Simoneton, enfermo de tuberculosis, consiguió superar su dolencia testando todos los alimentos que consumía y tomando solo aquellos que tuviesen una vibración alta. Después de testar a muchas personas, A. Bovis determinó que el cuerpo está sano cuando vibra en el rango de 6500 a 8000 UB; una persona enferma de cáncer vibra entre 4000 y 4500 UB, y una persona próxima a la muerte vibra sobre las 1000 UB.

Sorprende que frutas y verduras frescas y cultivadas naturalmente presenten altas vibraciones (entre 8.000 y 9000 UB). Y que tras la cosecha, el índice va decreciendo a medida que el tiempo pasa (hasta 3.000 o 4.000 UB). Alimentos refinados como la harina blanca, arroz blanco, azúcar, etc. llegan a emitir debajo de las 2.000 UB.

La investigación científica ha mostrado que valores “positivos” o altos en la escala de Bovis se corresponden con un sentido antihorario en el giro de los átomos mientras que un giro horario de los átomos corresponde a una lectura de Bovis inferior a 7000 unidades, es decir “debilitante” o negativa. Nuestro ADN y una agua vitalizada o sana, por ejemplo, presentan una espiral en sentido antihorario, mientras que células cancerígenas o una agua “muerta”, no vitalizada o contaminada la tienen en sentido horario.

En el siguiente vídeo podemos apreciar el funcionamiento de este biómetro.



Colocaremos el péndulo a la mitad, formulando mentalmente la pregunta (por ejemplo quiero ser sensible del nivel energético de...). Éste se moverá hacia la izquierda, al centro o a la derecha. Lógicamente si el movimiento oscilante es hacia el frente nos estará señalando la media en la gráfica, y si no, lo desplazaremos hacia el lado que nos señala hasta que el movimiento nos señale una medición al frente. Si creemos que nos señala 7500 UB, por ejemplo, y no estamos seguros de si la medición es correcta podemos confirmarlo preguntando “¿la medición es más de 7000, más de 7200, más de 7400?”, hasta que la respuesta sea negativa, o directamente preguntar “¿es correcta la medición de 7500 UB?”.

El funcionamiento no es  fácil para un radiestesista novato, por eso posteriormente han salido infinidad de versiones del biómetro con forma de cuadrante, más fácil de utilizar y con las tasas vibratorias ampliadas. Os pongo algunas que podéis bajarlas e imprimirlas, tenéis más en la red.

Este es uno muy fácil de usar, creado por el geobiólogo y radiestesista Epifanio Alcañiz.


El siguiente puede llegar a medir sitios sagrados y objetos que emiten ondas de forma. Al principio y hasta coger práctica, los radiestesistas noveles pueden orientar los gráficos al norte.


Otro ejemplo simple pero efectivo


No hay comentarios:

Publicar un comentario