INTRODUCCIÓN

Este curioso nombre que le he puesto al blog, Reikiestesiónica es un juego de palabras que unifica el Reiki, la radiestesia y la radiónica, tres técnicas que practico con asiduidad a nivel aficionado. Todo empezó con el Reiki por casualidad leyendo un libro en casa de mi suegra hace unos pocos años. Una cosa lleva a la otra y así he ido aprendiendo todo esto, eso sí, también os apunto que hay mucho trabajo y estudio por el camino y uno no puede parar de leer libros, adquirir conocimientos y sobre todo practicar constantemente.

Aparte de estas tres erres mi ansia de conocimiento me ha introducido en otro sinfín de terapias y talleres, todos relacionados con las energías. En todos ellos siempre me quedo con lo que considero más interesante o útil y el resto lo arrincono. Hay algunas personas que me han enseñado mucho y desde aquí les doy las gracias por abrirme los ojos.

domingo, 4 de diciembre de 2016

Test kinesiológicos Parte 1 (Test del balanceo)

TEST DEL BALANCEO

El término kinesiología procede del griego ‘kinesis’, que significa movimiento, y se puede definir como estudio del movimiento. Esta disciplina evalúa el tono muscular y los movimientos de la persona (o los problemas que tiene para realizar un movimiento concreto), con el objetivo de identificar en qué zona del cuerpo se encuentra el problema que produce un desequilibrio al paciente, influyendo negativamente sobre su bienestar físico o emocional.

Para ello se utiliza un test muscular que valora la calidad de la respuesta de los distintos músculos. Como los músculos están relacionados con distintos órganos y funciones del cuerpo humano, y su respuesta no es adecuada si el sistema que lo alimenta –nervioso, sanguíneo, linfático…– está bloqueado o sufre estrés. Así, a través de este examen los expertos detectan las áreas disfuncionales y las consecuencias que tiene esto sobre la salud del paciente.

TEST DEL BALANCEO


Uno de los test que más uso y el que me parece más sencillo y fácil de aprender es el siguiente, que se puede utilizar en muchos casos como sustituto de un péndulo (no se debe usar nunca como sistema adivinatorio). Es muy socorrido por ejemplo para testar discretamente alimentos u otros objetos que nos convienen o no en una gran superficie, así nos evitamos el utilizar el péndulo en público y que la gente piense que estamos locos. Hay que hacerlo con los ojos cerrados, el cuerpo relajado y los brazos en su caída natural.

Uno se hace la pregunta mentalmente habiendo visto previamente el objeto a testar, como por ejemplo: ¿Me conviene esta leche...? y el cuerpo irá para adelante en caso afirmativo y hacia atrás si no nos conviene. Hay que tener cuidado y parar en cuanto sintamos el mínimo balanceo ya que de lo contrario nos caeremos al suelo. Con la practica podremos tener el objeto a testar en  la mano y hacernos la pregunta.

1 comentario: